Actualizado hace: 18890 días 22 horas 23 minutos
Los desfiles
Los desfiles
Por: Childerico Cevallos
[email protected]

Miércoles 01 Septiembre 2021 | 04:00

Buena decisión aquella de retomar la costumbre de desarrollar dos desfiles para conmemorar, el próximo 18 de Octubre, el preaniversario del bicentenario de la adhesión de Portoviejo al movimiento independentista de España, iniciado en Guayaquil el 9 de Octubre de 1820.

Es un pronunciamiento adecuado en razón de la intensidad cívica que siempre se ha vivido en esa temporada, la misma que encierra manifestaciones múltiples populares que hasta hace menos de una década fueran canalizadas en casi un mes de actos festivos.
Eran días de jolgorio y alegría, de historia, arte, cultura y música, que culminaban intensamente con las presentaciones y elecciones de reinas de Portoviejo y de Manabí, al igual que con los desfiles estudiantil e institucional y militar, los días 17 y 18 de octubre, respectivamente.
Es que -sobre todo- en los estudiantes siempre se ha presentado un pleno espíritu colaborador, que debe ser facilitado en su expresión, pues, recordamos que, además, venían a exhibir su garbo y amistad planteles educativos de otras parroquias y cantones, desarrollándose una verdadera fiesta provincial.
Y la multitud asistente a los diversos actos programados movía al turismo, al comercio, en especial al minoritario, que lograban las entradas económicas esperadas.
De alguna manera, aquella visión precipitada y antojadiza de los funcionarios de la década anterior, de considerar en desfiles, la intervención de bandas marciales, cachiporreras, danzantes y más, un derroche de costumbres costosas y decadentes, fue en realidad un derroche pero de equivocaciones de una administración que pretendió controlar y alienar la educación, la cultura y a la juventud.
Me atrevo a afirmar que no hay más orgullosos y entusiasmados participantes de estas festividades que los padres de familia, honrados de ver desfilar a sus hijos, contrariando aquella excusa oficial de que, prohibiendo bastoneras y otras, se evitaban sacrificios a los responsables de la familia.
Mas, es preciso y oportuno recordar que las bandas marciales deben incrementar el uso de instrumentos de viento, como lo son el saxofón, la trompeta, el trombón, el clarinete, para lograr la variedad de notas que no facilitan las comunes cornetas.
Para ello es necesario que los integrantes de las bandas sean educados en lectura de música, a lograr con un adecuado sistema de enseñanza. Ya hay buenos ejemplos que valen ser imitados.
Así, incluso, se daría partida de nacimiento a nuevos músicos.   
 
  • ¿Qué te pareció la noticia?
  • Buena
  • Regular
  • Mala

Recomendadas para ti:

Más opiniones: